El ritual de Brenda


Brenda observó aquel pene que avanzaba hacia su boca. Separó los labios y lo abrazó con ellos, nada le gustaba más que despertar un pene, darle vida, hacerlo gozar. Para Brenda, esto, era un ritual, casi un arte. Era un arte...dejarse llevar por los instintos en un control descontrolado.

Lo presionó con los labios y lo dejó entrar en su boca caliente y húmeda. Comenzó a estimularlo y lo envolvió con su lengua lamiéndolo una y otra vez... Suave, despacio, con mimo, con dedicación... Sintiendo como el pene regordeto y blando, se transformaba en un pene grande, potente y duro.. 

Seguía lamiendo, recorriéndolo todo, deteniéndose en los puntos dónde los estímulos se hacen irresistibles e invitándolo a pasar al fondo de su garganta...Sólo entonces, cuando ya estaba preparado para disfrutar de los músculos de aquella garganta adiestrada para dar placer, Brenda levantó la vista y mirando a los ojos del poseedor de aquel pene, le hizo comprender que todo el caudal que llevaba dentro, lo haría transformarse en un océano.... 


Maria Fonticiella 
( Los lunes a veces, pueden ser muy satisfactorios)

Relatos de Mujer
¿Cuál es tu relato erótico?. Quieres incluirlo en el blog de Cerezas con...Pues ya sabes, escríbelo y mándalo a cerezascon@gmail.com
 
Designed for LWB - Pulse para subir; .
© Copyright 2012 - Derechos Reservados L. dl C.' LWB